ABS del coche: ¿Qué es y cómo funciona este sistema de seguridad?

Contenido del artículo

Uno de los avances tecnológicos implantados en la fabricación de un automóvil ha sido la inclusión del sistema de frenos antibloqueo, conocido como ABS (Anti-lock Braking System). Este componente esencial contribuye de manera significativa a la seguridad en la carretera, ya que previene el bloqueo de las ruedas durante una frenada brusca. Si todavía no sabes de qué se trata y cuál es su función, así de cómo sacarle el mayor partido, a continuación te lo contamos todo.


¿Qué es el ABS y por qué es importante?

El sistema de frenos antibloqueo, ABS, es una tecnología diseñada para evitar que las ruedas del vehículo se bloqueen durante una frenada brusca o de emergencia. El bloqueo de las ruedas puede repercutir en la pérdida de control de la dirección, especialmente en condiciones meteorológicas adversas, cuando la carretera está resbaladiza. El ABS contrarresta este fenómeno, permitiendo que las ruedas mantengan un giro controlado mientras se aplica presión al pedal de freno.

¿Cómo funciona el ABS?

Cuando se activa el sistema de frenos, el ABS opera mediante una serie de sensores estratégicamente ubicados en cada rueda. Estos sensores monitorean constantemente la velocidad de rotación de las ruedas. Si se detecta una disminución repentina en la velocidad de una rueda específica, lo que indica un bloqueo inminente, el ABS entra en acción.

El ABS funciona mediante la modulación rápida de la presión de frenado en cada rueda de forma individual. Este proceso se realiza a través de una unidad de control electrónico (ECU), que ajusta la presión de frenado de manera rápida y precisa. Al hacerlo, el sistema evita que las ruedas se bloqueen, garantizando que el conductor pueda mantener el control del vehículo incluso en situaciones de frenado brusco.

Sacando el máximo provecho del ABS: consejos para conductores

ABS del coche: ¿Qué es y cómo funciona este sistema de seguridad?

Mantén la presión del pedal de freno constante

Cuando el ABS entra en funcionamiento, es crucial que el conductor mantenga una presión constante en el pedal de freno. A pesar de la vibración o pulsación que pueda sentir, esta es una señal de que el sistema está trabajando para evitar el bloqueo de las ruedas. Al mantener la presión, se permite al ABS hacer su trabajo de manera más eficaz.

No bombear los frenos

A diferencia de los sistemas de frenos convencionales, donde bombear el pedal puede ser beneficioso, en un vehículo equipado con ABS, esta práctica puede ser contraproducente. En situaciones de frenado de emergencia, mantén el pie firme en el pedal de freno y permite que el ABS gestione la modulación de la presión.

El mantenimiento adecuado

Al igual que el resto de componentes que forman parte de la compleja máquina del automóvil, el ABS también necesita sus cuidados y mantenimiento. Lo fundamental es mantener el líquido de frenos en perfectas condiciones. Aunque cada fabricante ofrece sus propias recomendaciones, por regla general es necesario cambiar el líquido de frenos, para asegurar su valía, cada 2 años.

Funcionamiento del ABS en diferentes superficies

Ya hemos visto cómo el ABS nos va a ayudar a mantener el control del automóvil tras una frenada de emergencia. Sin embargo, su comportamiento puede variar dependiendo de la superficie en la que nos estemos moviendo.

  • Asfalto en seco. El agarre es total y su funcionamiento perfecto.
  • Suelo mojado. Permite que los neumáticos sigan rodando, mientras te permite el control del vehículo.
  • Aquaplaning. Sucede cuando las ruedas parecen flotar sobre el suelo desbordado de agua. El ABS mantiene la estabilidad y la marcha en línea recta.
  • Hielo o nieve compacta. Es la situación más complicada. Aunque entre en funcionamiento el ABS, las recomendaciones son soltar el pie del pedal para conseguir girar.
  • Nieve blanda. En esta circunstancia, el coche con ABS va a necesitar más metros para que el frenado sea completo, que un coche que no lo lleve.

ABS y otras tecnologías de seguridad: una combinación poderosa

El ABS, aunque fundamental, no es la única tecnología de seguridad disponible en los vehículos modernos. Cuando se combina con sistemas como el Control de Estabilidad y el Control de Tracción, la seguridad del automóvil se ve reforzada considerablemente. Estas tecnologías trabajan en conjunto para brindar un control óptimo y reducir el riesgo de accidentes.

En resumen, el sistema de frenos antibloqueo (ABS) ha demostrado ser un avance revolucionario en el ámbito de la seguridad automotriz. Su capacidad para prevenir el bloqueo de las ruedas durante una frenada brusca, marca la diferencia entre una parada segura y una potencial pérdida de control. Para los conductores, comprender cómo funciona el ABS y seguir las mejores prácticas al frenar, es esencial. Asimismo, se aprovecha al máximo este sistema, garantizando una conducción segura en cualquier condición.

Otros artículos que pueden interesarte

Consejos

No te pierdas nuestros consejos o recomendaciones
Guía detallada para la limpieza interior de coches de segunda mano: mantenimiento y mejores prácticas
Comprar un coche de segunda mano puede ser una excelente...
Los 5 coches más duros y fiables del mercado 2024
En el competitivo mundo automovilístico del año 2024, la fiabilidad...
7 consejos para prolongar la vida útil de tu Seat León
Realizar una inversión en un automóvil, ya sea nuevo o...

tu coche de ocasión está en DRIVERIS.es

Te devolvemos el dinero | Driveris

Te devolvemos el dinero si no quedas satisfecho (15 días o 1.000 kms).

Garantía mínima | Driveris

Garantía mínima de 12 meses ampliable a tu medida.

Vehículos certificados | Driveris

Vehículos certificados (estado, origen, kilómetros).

Logotipo Syrsa | Driveris

Vehículos certificados (estado, origen, kilómetros).