¿Las multas de tráfico prescriben?

Contenido del artículo

Cuando se trata de multas de tráfico, es común que surjan preguntas sobre su validez y duración. Una de las cuestiones más frecuentes es si las multas de tráfico prescriben, es decir: si existe un plazo en el cual estas infracciones dejan de tener efecto legal. En Driveris sabemos los grandes dolores de cabeza que pueden acarrear las sanciones de tráfico. Por ello, en este artículo vamos a arrojar luz sobre las dudas que puedan surgir sobre la prescripción de multas de tráfico en España.


¿Qué es la prescripción de una multa de tráfico?

La prescripción de una multa de tráfico se refiere al plazo establecido por la ley en el cual la Administración debe hacer efectiva la sanción. Si transcurre el tiempo estipulado sin que se haya llevado a cabo la notificación o el cobro de la multa, esta se considera prescrita, y ya no podrá ser exigida legalmente. Es importante destacar que la prescripción no implica que la infracción cometida haya dejado de existir sino que, simplemente, no se puede sancionar debido al transcurso del tiempo.


Prescripción de las multas de tráfico

prescripción multas de tráfico

Existen casos en los que se puede haber cometido una infracción y resultar imposible comunicarlo al conductor en el mismo momento. A partir de ahí, la Administración tiene un plazo de 3 meses para las multas leves, y de 6 meses para las graves y muy graves, para enviar la notificación al denunciado. Si pasado ese tiempo no se ha recibido, no existe la obligación legal de pagarla.

En España, los plazos de prescripción de multas de tráfico varían según la gravedad de la infracción. De igual modo que sucede con cualquier otro tipo de falta, puede existir un tiempo determinado en el que prescribe desde su imposición. Ese tiempo viene marcado por lo expuesto por la Dirección General de Tráfico o, en algunos casos, por los ayuntamientos.

Los plazos de prescripción más comunes son los siguientes:

Multa leve

Dentro de las infracciones más leves, nos encontramos con estacionar el vehículo en un lugar prohibido, o exceder ligeramente los límites de velocidad. Estas multas prescriben a los 3 meses si no se ha notificado la sanción al infractor.

Multa grave

Saltarse un semáforo en rojo o conducir bajo los efectos del alcohol, se considera una multa grave. Si no se ha notificado la falta al conductor, prescribe a los 6 meses.

Multa muy grave

Son aquellas en las que se ha excedido, en gran medida, el límite de velocidad o se ha negado a realizar el control de alcoholemia. También prescriben a los 6 meses si no se ha notificado la sanción al infractor.


Cálculo del plazo de prescripción

El plazo empieza a contar desde el mismo día en el que se produce la falta. Sin embargo, puede suceder que este plazo se interrumpa debido a determinadas circunstancias. En ese caso, el plazo volverá a iniciarse nuevamente: 3 meses para las infracciones leves y 6 meses para las graves y muy graves.


Interrupción y suspensión de la prescripción

Ya hemos visto cómo, en ciertas circunstancias, el plazo de prescripción puede verse interrumpido. Por ejemplo, si se efectúa cualquier actuación en la Administración para notificar la multa al infractor, como el envío de la notificación por correo certificado, o la entrega en mano de la misma, se interrumpirá el plazo y comenzará a contar nuevamente desde cero.

Del mismo modo, si el infractor realiza cualquier actuación que implique el reconocimiento de la multa o el pago de la misma, así como imponer algún recurso administrativo que le exculpe de la infracción, también se interrumpirá la prescripción y se reiniciará el plazo correspondiente. 

El periodo también puede interrumpirse cuando la notificación se realiza a través de las siguientes vías:

  • Entrega en el momento de la infracción al denunciado.
  • Notificación días después en el domicilio del propietario del vehículo.
  • Notificación a través de la Sede Electrónica de la DGT.
  • Publicación en el BOE (Boletín Oficial del Estado).

Casos especiales y consideraciones adicionales

Según el artículo 89 de la Ley de Seguridad Vial, existen distintas circunstancias para que la multa no sea entregada en el momento. En estos casos, el plazo empezará a contar desde que es entregada al infractor.

Estos casos pueden ser los siguientes: 

  • Que el agente, por motivos de seguridad vial para el resto de conductores, no pueda parar el vehículo infractor para entregarle la multa. El policía deberá explicar detalladamente estos motivos.
  • Que la denuncia se produzca mientras el coche está estacionado en la vía pública y el conductor no se encuentre presente.
  • Que se haya descubierto la infracción a través de los medios de vídeo y digitales que se encuentren en la carretera.
  • Que el agente se encuentre regulando el tráfico o haciendo labores de control del mismo, y le sea imposible seguir al vehículo infractor.

Recomendaciones y acciones a tomar

Si acabas de recibir la multa de tráfico y reconoces la infracción, sabes que dispones de un plazo de 20 días para pagarla de forma voluntaria, y así beneficiarte de una bonificación del 50%. 

En el caso de que no estés de acuerdo, tienes 15 días para imponer una alegación. En este caso, pierdes la reducción del 50%, pero podría ser anulada en el caso de que tengas razón. Si no fuese así, se tendrá que abonar la cuantía total de la multa.

Es importante que lleves un control exhaustivo de las multas que vayas recibiendo y que controles los plazos. Lo mejor es que visites la Sede Electrónica de la DGT, abriéndote un perfil como usuario de la DEV (Dirección Electrónica Vial). Si no la tienes, la infracción te llegará a tu domicilio, generalmente a través del servicio de Correos y con carta certificada. Si la dirección no es correcta, se publicará en el BOE y en el TESTRA (Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico). 

En definitiva, las multas de tráfico sí pueden prescribir en España, pero los plazos de prescripción varían según la gravedad de la infracción. Es fundamental estar informado sobre los plazos establecidos y realizar las consultas que fueran necesarias para conocer el estado de las multas. Sin embargo, es relevante recordar que, la mejor manera de evitar multas de tráfico, es respetar siempre las normas de circulación y conducir de manera responsable.

Desde Driveris, tu concesionario de coches de ocasión de confianza, te animamos a cumplir con las normas viales. No solo evitarás problemas legales, sino que también contribuirás a la seguridad de todos en las carreteras.

Otros artículos que pueden interesarte

Consejos

No te pierdas nuestros consejos o recomendaciones
Los 5 coches más duros y fiables del mercado 2024
En el competitivo mundo automovilístico del año 2024, la fiabilidad...
7 consejos para prolongar la vida útil de tu Seat León
Realizar una inversión en un automóvil, ya sea nuevo o...
ABS del coche: ¿Qué es y cómo funciona este sistema de seguridad?
Uno de los avances tecnológicos implantados en la fabricación de...

tu coche de ocasión está en DRIVERIS.es

Te devolvemos el dinero | Driveris

Te devolvemos el dinero si no quedas satisfecho (15 días o 1.000 kms).

Garantía mínima | Driveris

Garantía mínima de 12 meses ampliable a tu medida.

Vehículos certificados | Driveris

Vehículos certificados (estado, origen, kilómetros).

Logotipo Syrsa | Driveris

Vehículos certificados (estado, origen, kilómetros).